ATRÁS DEL ACCIDENTE DEL HELICOPTERO DE LA FAM, HAY VÍCTIMAS INVISIBLES.

 

   Lamentablemente, ante un error humano de la tripulación del helicóptero Black Hawk, perteneciente a la Fuerza Aérea Mexicana en el Estado de Oaxaca, surgieron diversas víctimas derivadas de tan lamentable suceso, las visibles y las invisibles.

   Dentro de las víctimas visibles, perfectamente hemos observado cómo han auxiliado a los de “La plana grande” de nuestro país, quienes corrieron a no sé qué cosa a Jamiltepec, Oaxaca en un total desorden, ya que si pretendían bajar con una aeronave, tuvieron que ofrecer las garantías mínimas para que la tripulación del helicóptero  descendiera con toda seguridad, dentro del procedimiento que marca el “librito” y no acelerando bajo las órdenes más tajantes a una tripulación la cual, muy seguramente de haberse negado a realizar el vuelo, igualmente serían sujeto de un proceso penal en el ámbito militar, sin embargo, en medio del desorden, la ignorancia y el protagonismo, arriesgaron, como quedó más que comprobado, vidas humanas inocentes.

   Los heridos y los fallecidos como víctimas visibles de este accidente, pasarán a la historia negra entre temblores y accidentes aéreos, no dudo del gran dolor por el que están atravesando, pero tampoco dudo que tendrán ayuda por parte del Gobierno Federal, sea como sea.

   Los que no tendrán ayuda del Gobierno Federal, ni recibirán su sueldo completo y vivirán una serie de restricciones, son las víctimas invisibles, que son tanto la tripulación del helicóptero, como su familia, es doloroso, muy doloroso observar como un piloto o un mecánico o cualquier miembro de las Fuerzas Armadas Mexicanas, entregan la vida, el tiempo, la pasión, el honor y a su propia familia a su institución y en este caso específico, su vocación por el vuelo. Pero esto no cuenta, esto es secundario, tu historial, tu empeño no son una garantía para que seas sometido a un proceso, tanto militar como civil, además de que no contarás con un defensor público especializado que pudiera ofrecerte la FAM o la SEDENA.

   Puedo imaginar las lágrimas de las víctimas y también las lágrimas de la familia de la tripulación, que vivirán separados en la secuela del proceso, que vivirán señalados, asustados, restringidos y todo ¿para qué? ¿de que sirvió el sacrificio en conjunto? En serio, me preguntó, ¿vale la pena la entrega y ante un error totalmente involuntario, recibir un castigo y desprestigio por tu misma gente?, deseo que los miembros de la tripulación, sean juzgados en TOTAL DERECHO Y EQUIDAD, que los responsables de procurar y administrar justicia, no se dejen llevar ni por órdenes ni por litigios externos en los medios de comunicación, deseo como ha sucedido en muchos casos, que el General Salvador Cienfuegos, intervenga e igualmente ordene castigo a los responsables y absolución a los inocentes, además de que sus nombres sean enaltecidos y limpiados ante la sociedad.

 

   Es importante cumplir con los protocolos establecidos dentro de la aviación, es indispensable no darles poder a los ignorantes de estos protocolos, es vital hacerle saber a los pilotos, que deben resistirse ante absurdas órdenes de superiores y además ofrecerles a todas las tripulaciones aéreas, garantía ante una negativa de no realizar ciertas operaciones las cuales representen peligro, es necesario que la misma Fuerza Aérea Mexicana y la SEDENA, hoy día combatan los abusos de los comandantes que presionan a los pilotos y los orillan a cometer errores.

Deja un comentario