EFECTOS JURIDICOS DE LA ADOPCIÓN.

   Como ya lo he tratado en artículos anteriores, los aspectos aquí descritos son competencia de las determinaciones legales en la Ciudad de México, sin embargo, son cuestiones muy parecidas y en algunos casos idénticas a los que contemplan las legislaciones de los demás estados de la república mexicana.

 

   Anteriormente la adopción se dividía en adopción plena y adopción simple, pero al día de hoy, nuestra legislación solo reconoce a la adopción en su forma plena.

 

   El Código Civil para la Ciudad de México, dispone que la adopción produce  efectos jurídicos, que son en pocas palabras todos los derechos y las obligaciones que se producen entre padres e hijos, como si el adoptado hubiera sido procreado de manera biológica por los adoptantes y esto de manera irrevocable, además de que habrá constitución del parentesco consanguíneo, es decir, el vínculo entre personas que descienden de un tronco común.

 

   Los adoptantes tendrá la obligación de proporcionar al adoptado un nombre y apellidos de la familia que los adopte, salvo que por alguna circunstancia extraordinaria, el Juez de lo familiar estime esto como un inconveniente.

 

   Si el adoptante, tiene una relación de matrimonio o concubinato con alguno de los progenitores del adoptado, esto no es una condición para que se extingan los derechos y obligaciones y demás consecuencias jurídicas que resulten de la filiación consanguínea, obvio, producto de la adopción.

 

   Evidentemente quién adopta, contraerá las cargas alimenticias al igual que el adoptado en caso de que su adoptante lo requiere, claro, también al haber una adopción, ambas partes tienen el derecho para heredar bienes en una sucesión intestamentaria o a recibir alimentos si es el caso, en una sucesión testamentaria, aunque el testador no haya determinado tal condición.

 

 

 

Deja un comentario